viernes, 9 de agosto de 2019

Salinas de Jaca. Pared del Aguacai. Vía Alfa 6b+ (V+ obligado) 240 m.


 


Salinas de Jaca. Pared del Aguacai. Vía Alfa 6b+ (V+ obligado) 240 m.

¿Es posible escalar a la sombra, tranquilos y solos en toda la pared en agosto? Pues nosotros lo hemos conseguido. Con tantas ocupaciones nos cuesta coincidir juntos para escalar pero sabíamos que el jueves podíamos quedar. Barajábamos varias rutas pero en agosto hay mucha gente de vacaciones y muchas zonas de escalada están masificadas y a nosotros nos gusta la tranquilidad. Buceando por internet nos encontramos una reseña de una nueva vía abierta por Sueño Vertical en la localidad de Salinas de Jaca, cerca de Riglos, pero en roca caliza. Esta zona tiene una foz donde hay varias vías algo antiguas pero hay una pared donde no había rutas hasta fechas recientes y Sueño Vertical ha abierto 2 vías con su estilo de equipamiento generoso y accesos y retornos limpios  y bien marcados. En su blog podéis encontrar un croquis de aproximación y retorno y los croquis de las 2 vías. Nosotros nos hemos decantado por la vía Alfa que surca la pared por un sistema de diedros y repisas herbosas. La ventaja, en estas fechas de tanto calor, es que discurren por la sombra, tanto la aproximación como la escalada y la vuelta.

En la carretera que va de Puentelarreina hacía Riglos, cuando pasemos el cruce a la derecha hacia Salinas, debemos buscar una pista a mano derecha que sube durante unos 750 m. hasta un claro a mano derecha donde podemos aparcar tranquilamente. Seguimos ya andando unos 250 m. por la pista y cogemos un sendero a mano izquierda, marcado por una placa naranja colgada de un árbol y un hito. En pocos minutos llegamos a una bifurcación que separa el camino en 2, el nuestro es el de la izquierda y el otro lleva a la base de la vía Metamorfosis. Pasamos al lado de una cuerda fija de un proyecto de vía y enseguida vemos el inicio de Alfa. En 10 minutos desde el coche se llega.

Hay que reconocer que la vía está muy bien trazada siguiendo una línea de diedros de corte clásico cortados por repisas terrosas. Esto hace la vía un poco discontinua. Empezamos a escalar y la roca está muy sucia en todo el primer largo lo que nos desanima y nos hace cuestionarnos si seguir adelante, pero el equipamiento generoso nos anima a continuar y no nos arrepentiremos, la vía merece mucho la pena por ese tipo de escalada de diedro-chimenea que exige buena colocación y trabajo.

Largo 1 (6a, un paso de 6b+): Diedro-chimenea sucio que subiremos más fácil ayudados de la pared de la izquierda. A mitad de largo hay un paso duro perfectamente acerable.
Largo 1 bis: Travesía andando unos 10 metros a la izquierda.
Largo 2 (V): Diedro-chimenea sucio que se sube bien apoyados en la pared trasera aunque al final te empuja a salir a la pared de la derecha.
Largo 3 (6a, un paso de 6b): Paso de entrada bastante duro para seguir por zona trabajosa hasta llegar a los metros finales por zona más abierta y rota donde nos podemos ayudar de una cuerda fija.
Largo 4 (III): Travesía hacia la izquierda con trepada final, todo protegido por un pasamanos.
Largo 5 (V): Entramos por la chimenea para pasarnos enseguida a la derecha por muro escalonado y salir por un diedro abierto hasta la reunión.
Largo 6 (V+, un paso de 6a+): Largo muy bonito, continuo y de escalada típica de diedro-chimenea bastante trabajosa. Zona terrosa antes de la reunión.
Largo 7 (V): Subida por canal o diedro abierto bastante sucio y algo roto.
Largo 7 bis: Andar, siguiendo los hitos, unos 40 metros hasta un gran bloque desgajado de la pared.
Largo 8 (V+): Nos iremos ayudando entre el bloque y la pared hasta la cima del bloque, luego nos pasamos a la pared donde un pequeño paso fácil pero precioso, en travesía, nos desemboca en un diedro de subida bonita.
Largo 9 (V/V+): Largo ya más fácil pero con roca insegura y mucha tierra.
Largo 9 bis: Andando hacia la izquierda hasta la base del peñasco final. Aquí podemos seguir un escape por la izquierda o seguir por el siguiente largo.
Largo 10 (III): Entrada a bloque con buenos cazos y luego trepada muy fácil hasta la cima del peñasco y bajada por el otro lado ayudados por un pasamanos de cuerda hasta el final de la vía.
.

El descenso se inicia siguiendo los hitos por una fuerte subida con un pasamanos de cuerda hasta que empalmamos con un sendero que baja hacia el aparcamiento donde tenemos el coche. No pasa por el pie de vía por lo que no es conveniente dejar nada allí si no queremos volver a hacer el camino de aproximación.
La vía nos ha parecido muy bonita pero algo sucia. Su equipamiento abundante ayuda a asumir el resbalón que podemos tener debido a esa suciedad.






segunda reunión




Tercera reunión,pasos de diedro...








El largo estrella de la vía...para nosotros....super chulo,de apretar bien..